1-806-787-7097

TESTIMONIOS

Tim Storey:

Ha sido un privilegio el viajar por todo el mundo durante los últimos 18 años. En mis viajes he tenido el honor de conocer a muchos de los futuros ministros  de Dios. Bill Russell es uno de ellos y lo conozco desde el 1995, cuando se inscribió en la Escuela de los Milagros. Bill Russell comenzó su propio Ministerio en 1997. Él ha predicado, orado por los enfermos, y ha estado enseñando sobre la Escuela de Milagros en México, Guatemala y los EE.UU., muchas personas se están salvando, sanando y liberando. De todo corazón y sin reserva recomiendo a Bill para su consideración. Será una bendición para usted, su personal y su congregación.

Atentamente, Tim Story

 

Lubbock
¿Qué puedo decir, la clase comenzó pequeña y ha estado creciendo y creciendo. Yo creo que puede ser sanado con solo hablando la palabra de Dios. Después de que todo está dicho y hecho, estoy asombrado de lo que le puede suceder a cualquier persona, sólo por el poder de la palabra hablada! Lo he visto con mis propios ojos. Hace dos años, mire a una señora que estaba paralizada caminando en línea recta, sin ningún tipo de ayuda. No conocía a la señora, solo mire lo que sucedió. Hace un año, con mis propios ojos, mire una pierna crecer, para que coincidiera con la otra pierna (era dos pulgadas más corta que la otra pierna). Impresionante es la única palabra para describir estos dos milagros. Las instrucciones de Bill me han ayudado a desarrollar las habilidades de sanidad. Sé esto por mis propias experiencias, eh sido sanado de varias cosas que estaban mal en mi cuerpo. Bill puso sus manos sobre mí una noche, pasó la mano por mi espalda, y luego dijo: "ahí está". (Ese fue el punto exacto) Bill no sabía que me había tocado en el lugar donde tenía dolor durante años. Volvió a hablar sobre mí y me dijo que había sido sanado, no pasó nada fuera de lo normal, no hubo truenos o relámpagos, no se abrió el cielo, no hubo trompetas sonando, sólo EN EL NOMBRE DE JESUS ESTAS SANADO, y gracias por esta sanidad. Volví a mi silla y escuche como él sanaba a otras personas esa noche. En pocos minutos, me di cuenta que el lugar donde estaba mi dolor se había ido. No extraño el dolor, se ha ido y no regresara. La siguiente vez que ocurrió un  milagro fue en el otoño de 2011. Tuve un muy largo estresante día, estaba cansado y sólo quería irme a la cama. Por lo tanto, me preparé para ir a la cama, tome un poco de agua, y comencé a tener hipo. ¡Oh, no, duraran toda la noche, fue mi primer respuesta, y entonces me dije "bueno, ¿qué te han enseñado". Entonces le dije: "hipo desaparece en el nombre de Jesús, gracias por haberme sanado". El hipo vino y se fue en menos de dos minutos Y no he tenido  hipo desde entonces. Alabado sea el Señor. Jo Arthur 03/06/2012

 

Wyoming
Mis enfermedades eran lupas, RA, la osteoartritis, y la enfermedad degenerativa de los huesos antes de que Dios me sanara!
Estaba en el pulpito orando por una persona, mi marido estaba orando por mí (no lo sabía en ese momento). Sentí algo extraño en mi espalda, pensé que era simplemente un dolor normal. Llego y se fue rápido. Luego sentí un calor y la mano de alguien en mi espalda. Me di cuenta de que estaba siendo sanada. Entonces le dije al Señor: "Yo no soy digno." Él me dijo: "No es tu decisión, es mía y tengo trabajo para ti." La mano caliente viajó sobre mi espalda y piernas durante 3 días. No hay más dolor, no mas agotamiento.... soy muy activa y capaz de caminar largas distancias, levantar, etc.
Virginia Parker

Guatemala
He observado el ministerio de Bill Russell  en Guatemala en varias ocasiones y cada vez el Señor se movió a través de él con poder y autoridad.
Como director de un instituto de liderazgo, siempre estoy de acuerdo de que Bill venga a compartir sus enseñanzas con nuestros estudiantes. Me impresiona su habilidad no sólo para enseñar acerca de los signos y prodigios, pero también para entrenar a los estudiantes en habilidades practicas ministeriales.
Varios pastores de Guatemala me han dicho que el Señor usó a Bill con fuerza para animar a sus congregaciones y aumentar su fe. El amor de Bill para las personas y su sensibilidad al Espíritu Santo lo hace una bendición para cualquier iglesia.
Sinceramente en Cristo,
El Dr. Mell Winger

Cáncer
Estimado Bill:
Fue un gusto hablar contigo el otro día y decirte lo nuevo y maravilloso que ahora soy desde mi remisión del cáncer. Cuando mi médico me dijo la buena noticia fue como tener un nuevo comienzo. Yo te sostengo responsable por una gran parte de mi recuperación. Se instaló en mí el poder y la fuerza para pedir ayuda de otras áreas en las que tu tanto crees.
Ben Spector
Florida, EE.UU.

Lesiones en la espalda
Después de meses de dolores debilitantes, mi médico me diagnosticó que un disco estaba abultado en la parte baja de mi espalda causada por una lesión que tuve mientras jugaba un deporte. Yo estaba tomando una increíble cantidad de medicamentos para sobrellevar el dolor. Fui a una clase de sanidad de Bill Russell y oraron por mí. Antes de que supiera lo que había pasado, yo estaba tirado en el suelo en paz completa y total.  Después Bill me dijo que me levantara. Ahora, antes no era capaz de levantarme del piso sin ningún tipo de asistencia y aparte, no me dolió. Fui capaz de inclinarme y tocar mis dedos de los pies y gire alrededor y no me dolía. Me puse a llorar y mire hacia arriba y mis padres lloraban, todos sabíamos lo que había sucedido, que Dios me había elegido. Hasta la fecha, no tengo dolor en mi espalda.
Michelle Worth
Lubbock, Texas


La endometriosis
Yo tenía endometriosis, pero cuando oraron por mi para que el Espíritu Santo me tocara,  yo fui sanada completamente. Ya no tengo el dolor o los síntomas que tenía antes de que oraran por mí.
Verónica Orozco Tuchez
Guatemala

Diabetes
Antes de que oraran por mi, yo sufría de diabetes, mala circulación y el adormecimiento de las manos. Ya no tengo estos síntomas y no tengo adormecimiento en las manos.
Ana Guzmán Vinda de García
Chihuahua

Dolor de cuello
He vivido con dolor en todo mi cuerpo, pero especialmente en mi espalda, cuello y las piernas. Me entregué con mucha fe a la necesidad de no tener estos dolores nunca más. Oraron por mi y caí a un estado de reposo. Al levantarme, no había dolor.
Yolanda Hortensia Williams Rojas
La Antigua, Sacatepéquez

Llagas en el cuerpo
Tenia llagas por todo el cuerpo y tenia la necesidad de rascármelas hasta al punto de que sangraran. Después de que se oro por mi, al día siguiente mi piel estaba completamente sanada. Ya no tengo llagas en mi cuerpo.
Patricia Miranda Cortez
Chihuahua